Piazza San Pietro

(Plaza S. Pedro)

Esta plaza hoy en día es una hermosa terraza donde se encuentra el monumento a las victimas de la Segunda Guerra mundial. Hasta 1943, surgía aquí la dieciochesca iglesia de S. Pedro Apostol, completamente destruida durante los bombardeos estadounidenses del 1943-1944. Debajo la terraza se pueden ver restos de unas pilastras de la vieja iglesia con un trazo de la muralla ciclopéa de la antigua ciudad llamada Fabrateria Vetus (nombre del primero poblado prerromano sobre la colina; el nombre cambió en el siglo VII en honor del cónsul Petronio Ceccano, padre de Papa Honorio I).

 

 

La muralla ciclopéa  

 

La muralla ciclopéa es una estructura realizada sin empleo de aglutinante (como el mortero), flanqueando y sobreponendo bloques, llamados cantería, de media y grande dimensión. Durante los trabajos de restauro de la iglesia de San Juan Bautista se descubrieron restos de muralla que, juntos a otras piedras aisladas, permiten de reconstruir el perímetro de la antigua acrópolis de Fabrateria vetus. Para la construcción de la muralla se emplearon bloques de roca "cortada" directamente de la cumbre de la colina. Hoy en día, de la antigua estructura se pueden unos trozos en diferentes zonas de la ciudad. La arqueologa Sabina Antonini reconstruyó el perímetro del antiguo pueblo prerromano, reproduciendo y describiendo estos trazos:
 - trazo A, incluye el bloque en la fachada exterior del muro lateral derecho de la iglesia de S. Juan Bautista y el trazo englobado  entre el muro de una habitación y el muro final de la iglesia de S. Nicolás, conserva 6 bloques;
 - trazo B, en los ambientes debajo de la sacristía de la iglesia;
 - trazo C, compuesto por dos bloques, alineados con el trazo B;
 - trazo D, debajo los restos de la iglesia de S. Pedro; compuesto por 11 bloques.
Se puede reconstruir el trazo que conecta la iglesia de S. Nicolás y la iglesia de S. Juan Bautista. El eje iglesia de S. Juan Bautista - iglesia de S. Pedro, tal vez, coincide con una parte de las sucesivas murallas medievales; hipótesis válida teniendo en cuenta que el territorio en aquella zona es muy escarpado y rico de desplomos útiles para una ulterior defensa de la ciudad.

La realización de las muralla de Fabrateria Vetus, probablemente contemporánea a la fase de el poblado de los Volscos, puede remontarse entre finales del siglo VI y comienzos del siglo V a.C.  

 

 

 

Contenuti

2396