Chiesa di San Sebastiano

(Iglesia de S. Sebastián)

La Iglesia de S. Sebastián se encuentra en la plaza de la Alcaldía (Piazza Municipio) y fue construida por voluntad del cardenal Annibaldo IV de Ceccano en siglo XIV. Él mismo, en su  testamento del 17 de junio de 1348, quiso la construcción del edificio sacro sobre una propiedad de su hermano Jacobo, cerca de la muralla medieval, y que éste fuera dejado a los Frailes Menores. Esta orden religiosa la tuvo por mucho tiempo, pero trás las luchas que reventaron en todo el condado de los  de Ceccano, la abandonó.

Con la familia Colonna, que reemplazó los condes de Ceccano (mitades del siglo XVI), la iglesia se reconstruyó de estilo barroco y se volvió a consagrar el año 1597. Este acontecimiento llevó a los Frailes Menores a volver a tomar posesión de la iglesia. En 1652, después de la constitución "Instaurandae regularis disciplinae"  del sumo pontífice Inocencio X, documento con el cual, el Papa ordenaba el cierre de los pequeños monasterios, los religiosos dejaron definitivamente la estructura. 

El  año siguiente, el edificio sacro volvió a ser parte de las propiedades de la iglesia de S. Giovanni Battista. Desde el 1868 las Monjas de Caridad administraron la estructura, que trasformaron y restauraron. Después de casi un siglo (1969), las Monjas dejaron la iglesia, que quedó abandonada hasta 1980, año en el que se volvió a abrir con una solemne ceremonia.

El interior de la iglesia tiene una nave única. Los dos altares laterales están decorados con pinturas del siglo XVII que representan, las Estigmas de S. Francisco y  la Natividad. Donde está el ábside se puede todavía ver una bóveda nervada, único testimonio de la vieja estructura gótica, y la preciosa estatua de S. Sebastián de el siglo XVI. Digno de mención, el pequeño órgano portátil de procesión, único ejemplar existente en la toda la comarca. Este instrumento, fue realizado por los artesanos de la tienda "Catarinozzi-Spadari" de Affile (pueblo cerca de Roma) en recuerdo de el Jubileo de 1775, año de la muerte de San Pablo de la Cruz, el fundador en Ceccano de la Badia dei Padri Passionisti.  El órgano, que estaba en pésimas condiciones, en el 1960 fue restaurado por un artesano y el  año siguiente se le añadió un pequeño motor eléctrico por amejorar su sonido. En 2003 una gran ceremonia de inauguración celebró el restablecimiento del instrumento trás las últimas restauraciones.

  

 

Contenuti

2373