Trabajos de restauración

LAS OBRAS DE RESTAURACIÓN DEL CASTILLO DE LOS CONDES DE CECCANO

 

La finalidad de la restauración fue la de hacer revivir el castillo como fortificación recuperando las fachadas originales, consintiendo de ver las tres diferentes fases de construcción: Castillo de los condes de Ceccano (siglos X-XV), Castillo de los Príncipes Colonna (siglos XVI-XVIII), Castillo del Marqués Filippo Berardi (siglos XVIII y XIX).
Por este motivo, cuando se aprobó el primer proyecto, en los trabajos de restauración se derribaron todas las añadiduras del siglo XX (escaleras exteriores, lugares higiénicos, lugares de servicio de la cárcel) y se reconstruyeron los techos. Las fuentes históricas empleada fueron las fotografías de el castillo de mitades del siglo XIX antes de la transformación en Palacio por el arquitecto Cipolla que añadió almenas sobre la estructura principal y el torreón, como se puede ver en algunas fotografías de comienzos del siglo XX. En el segundo proyecto, se negó la posibilidad de reconstruir las almenas gibelinas sobre el torreón, proyecto de un grupo encargado por la Municipalidad.
Los trabajos  de restauración empezaron en el 2001, después la aprobación de un proyecto preliminar general por el Comité Técnico Regional con un importe total de 4.500.000,00 euros. Actualmente se han terminado trabajos por un importe total de 2.100.000,00 euros. Con estos trabajos se han fortificado totalmente las estructuras, se han reconstruido los techos y recuperado dos ambientes interiores del plano abajo, de los patios interiores y del primer piso de el edificio principal (Palatium) por un total de casi 250 metros cuadrados, que se emplean para manifestaciones culturales, congresos y varias actividades públicas.

Por la recuperación de el Castillo y del casco antiguo, ambos conectados, es indispensable que se active una estrategia de intervención que empiece por la conciencia que el patrimonio histórico y arquitectónico del  territorio es seguramente una riqueza cultural, sino sobretodo económica.
Esto llevaría un incremento del flujo turístico, una consiguiente ventaja económica y una grande sensibilización cultural de los habitantes, con la posibilidad de introducir manifestaciones de productos alimenticios típicos y de artesanía, con beneficios por las actividades comerciales del territorio.

                                                                                            

Arquitecto Frank Ruggiero   

Responsable de los trabajos de restauración del Castillo.                          

 

2368